“JUDÍOS Y GENTILES SOSTENIDOS DE LA MISMA FUENTE» (ROMANOS 11)

Escrito por: Pastor Ángel Adames

El presente texto es un extenso y sustancioso estudio bíblico sobre el pasaje de Romanos 11:11-24. El estudio se publicará en cuatro partes, uno cada semana. Esta es la primera parte.

Versiones del pasaje de Romanos 11:11-24

A continuación, se presenta en tres versiones diferentes el pasaje de Romanos 11:11-24 para una mejor ambientación y aclimatación, esto nos ayudare a un mejor entendimiento de lo que el autor original quiso trasmitir a su audiencia, y por vía de consecuencia nos permitirá acercarnos a la mejor contemporización.

En el siguiente reproductor, escucha el capítulo 11 de la Epístola a Los Romanos en audio:

V. REINA VALERA 1960

Romanos 11:11-24 Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos.  12 Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración? 13 Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, 14 por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos. 15 Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos? 16 Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. 17 Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo, 18 no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti. 19 Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado. 20 Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme. 21 Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará. 22 Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado. 23 Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar. 24 Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?

V.B.DE ORO TORRES AMAT

Romanos 11:11-24 Más esto supuesto, pregunto: ¿Los judíos están caídos para no levantarse jamás? No, por cierto. Pero su caída ha venido a ser una ocasión de salud para los gentiles, a fin de que el ejemplo de los gentiles les excite la emulación para imitar su fe. 12 Que, si su delito ha venido a ser la riqueza del mundo, y el menoscabo de ellos el tesoro o riqueza de las naciones, ¿cuánto más lo será su plenitud, o futura restauración? 13 Con vosotros hablo, ¡oh gentiles! Ya que soy el apóstol de las gentes, he de honrar mi ministerio, 14 para ver también si de algún modo puedo provocar a una santa emulación a los de mi linaje, y logro la salvación de alguno de ellos. 15 Porque si el haber sido ellos desechados ha sido ocasión de la reconciliación del mundo, ¿qué será su restablecimiento o conversión, sino resurrección de muerte a vida? 16 Porque si las primicias de los judíos son santas, esto es, los patriarcas, lo es también la masa o el cuerpo de la nación; y si es santa la raíz, también las ramas. 17 Que, si algunas de las ramas han sido cortadas, y si tú, ¡oh pueblo gentil!, que no eres más que un acebuche, has sido injertado en lugar de ellas, y hecho participante de la savia o jugo que sube de la raíz del olivo, 18 no tienes de qué gloriarte contra las ramas naturales. Y si te glorías, sábete que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti. 19 Pero las ramas, dirás tú, han sido cortadas para ser yo injertado en su lugar. 20 Bien está, por su incredulidad fueron cortadas. Tú estás ahora firme en el árbol, por medio de la fe; mas no te engrías, antes bien vive con temor. 21 Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, o a los judíos, debes temer que ni a ti tampoco te perdonará. 22 Considera, pues, la bondad y la severidad de Dios, la severidad para con aquellos que cayeron, y la bondad de Dios para contigo, si perseverares en el estado en que su bondad te ha puesto; de lo contrario, tú también serás cortado. 23 Y todavía ellos mismos si no permanecieren en la incredulidad, serán otra vez unidos a su tronco; pues poderoso es Dios para ingerirlos de nuevo. 24 Porque si tú fuiste cortado del acebuche, que es tu tronco natural, e injerto contra la naturaleza en la oliva legítima, ¿con cuánta mayor razón serán injertas en su propio tronco las ramas naturales del mismo olivo?

V.KADOSH (ISRAELITA MESIÁNICA)

11 En ese caso yo digo: «¿No será que han tropezado, con el resultado de alejarse permanentemente? ¡YAHWEH no lo permita! Por el contrario, es por medio de su tropiezo que la salvación ha venido a los Gentiles, para provocarlos a celos. 12 Además, si su tropiezo está trayendo riquezas al mundo, esto es, si Yisra’el, siendo puesto en una condición más desfavorable que los Gentiles, les está trayendo riquezas a estos. ¡Cuánto mucho mayor riqueza les traerá Yisra’el, cuando esté en su plenitud!»13 De modo que a aquellos de ustedes que son Gentiles, yo les digo esto: por cuanto yo mismo, que soy emisario a los Gentiles, hago saber la importancia de mi trabajo, 14 con la esperanza que de algún modo ¡pueda provocar a algunos de mi propio pueblo a celos y salvar a algunos de ellos! 15 Porque si poniendo a Yahshúa a un lado significa reconciliación con el mundo, ¿qué significaría el hecho de aceptarlo? ¡Será vida de entre los muertos! 16 Ahora bien, si la jallah ofrecida como primicias es Kadosh, así también lo es toda la masa. Y si la raíz es Kadosh, así también todo el cuerpo. 17 Pero si algunas de las ramas han sido desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, fuiste injertado entre ellas, y estás compartiendo de la rica raíz del árbol de olivo, 18 entonces ¡no te jactes y te creas mejor que las ramas originales! De tal modo que, si tú te jactas, acuérdate que no eres tú el que soporta a la raíz, sino la raíz te está soportando a ti. 19 Así que, tú dirás: «Ramas fueron desgajadas, para que yo pudiera ser injertado.» 20 Verdad, ¿pero qué? Ellas fueron desgajadas por su falta de confianza. De modo que tú guardas tu lugar por tu confianza. ¡Así que, no seas arrogante, por el contrario, se temeroso! 21 ¡Porque si YAHWEH no les perdonó la vida a las ramas naturales, tampoco a ti te la perdonará! 22 Así que, fíjate bien en la bondad y la severidad de YAHWEH: por un lado, severidad para los que cayeron; pero, por otro lado, la bondad de YAHWEH hacia ti, ¡con tal que te mantengas en esa bondad! ¡De otra manera, tú también serás cortado! 23 Y aún ellos, si no persisten en su falta de confianza, serán injertados de nuevo; porque YAHWEH tiene poder para injertarlos de nuevo. 24 Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es un árbol de olivo silvestre, e injertado contrario a la naturaleza en un árbol de olivo cultivado, ¡cuánto más, mucho más serán las ramas de olivo naturales re injertadas en su propio árbol de olivo!

Romanos 11: ANÁLISIS DEL CONTEXTO

Antes que todos, me permito poner en contexto el capítulo 11 de Romanos para un entendimiento lo más aproximado posible de lo que el apóstol quiere enseñar. En el capítulo 9 de Romanos, Pablo establece el hecho de que Israel como nación del pacto, ha disfrutado de muchos privilegios de parte de Dios (Romanos 9:1-5). ¿Cómo se explica entonces, que un número tan reducido de judíos hayan creído en el Señor y la mayoría permanezcan “separados de Cristo” (Romanos 9:3)?

El Apóstol se pregunta ¿Es que acaso ha fallado la promesa de Dios? A lo que responde firmante y sin titubeo: “No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes” (Romanos 9:6-8). En otras palabras, y como bien señala Sam Storms (2015), “el propósito eterno de Dios nunca contempló la salvación de cada judío étnico.

De la afirmación de Storms podemos colegir que, la incredulidad de los judíos no puede ser citada como evidencia en contra de la veracidad e inmutabilidad de la Palabra de Dios”. Pablo prueba su punto tomando como ejemplo la familia del mismo Abraham (Romanos 9:7-9) y la familia de Isaac (Romanos 9:10-13). Aunque Dios le prometió una descendencia numerosa al patriarca Abraham, también reveló claramente que solo un remanente sería salvo, como nos muestra Pablo más adelante citando a Isaías: “También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo” (Romanos 9:27).

¿Tiene Israel como nación alguna excusa por su incredulidad? ¿Será acaso que no escucharon el evangelio? Pablo responde esta pregunta en el capítulo 10, específicamente en los versículos 18 al 21. “Consideren al pueblo de Israel como tal: ¿No entran en comunión con el altar los que comen de lo sacrificado? ¿Qué quiero decir con esta comparación? ¿Que el sacrificio que los gentiles ofrecen a los ídolos sea algo, o que el ídolo mismo sea algo? No, sino que cuando ellos ofrecen sacrificios, lo hacen para los demonios, no para Dios, y no quiero que ustedes entren en comunión con los demonios. No pueden beber de la copa del Señor y también de la copa de los demonios; no pueden participar de la mesa del Señor y también de la mesa de los demonios” Es en este contexto que ahora Pablo se pregunta, al inicio del capítulo 11: “¿Ha desechado Dios a Su pueblo?” Es obvio que la palabra “pueblo” aquí debe referirse a la nación de Israel, porque ese es el tema que viene tratando en toda esta sección.

De manera que con el análisis de este contexto que se ha señalado, pretendemos ubicar al lector en condiciones de comprender la respuesta de Pablo a este asunto, sin embargo, para un entendimiento aún mejor, presentamos a continuación un análisis exegético relacionado con algunas palabras y frases que se encuentran en Romanos 11.

ANÁLISIS DE LAS PALABRAS DEL TEXTO BÍBLICO ROMANOS 11

Las palabras e ideas más sobresalientes en Romanos 11,  (Nahúm Hernández Urbina, 2020).

«Al cual desde antes conoció» Esta es una obvia referencia a la elección de Dios de Israel. Vea la nota Juan 3:34. Lleva el argumento de regreso al capítulo 9, como lo hacen los versículos 4-6. La clave no era la actuación de Israel, sino la elección de Dios. Dios es fiel en cumplir Sus promesas por Quien es El, no por la actuación de Israel (ver Ez. 36:22-32).

Me he reservado siete mil hombres «Me he» es una expresión de énfasis agregada por Pablo para enfatizar la elección de Dios, pues ésta expresión no aparece en el texto hebreo masorético de 1 Reyes 19:18 (Pablo no hace mención del Texto Masorético de la LXX). El remanente fiel de 1 Reyes 19:18 es visto desde el punto de vista de la elección de Dios y no por el rechazo de ellos de la adoración a Baal.

El punto de Pablo aquí es que había un pequeño grupo de creyentes aún en los días del Israel idólatra e infiel de los días de Elías. En el día de Pablo había también un remanente creyente de gente judía. En cada época algunos judíos han respondido por la fe y no por el esfuerzo propio. Pablo declara que estos judíos sacan la fuerza para creer de la misericordia y de la gracia de Dios (versículos 5-6).

«Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado» Esto es puesto primero en la oración en el griego para enfatizar el pensamiento de Pablo. Muchos judíos estaban buscando estar en buena relación con Dios y lo buscaban con sus muchos rituales, privilegios raciales y esfuerzo propio. ¡Erraban en su meta! Ninguna carne se gloriará delante de Dios (ver 1 Co. 1:29; Ef. 2:9).

«Los demás fueron endurecidos» Este es un AORISTO PASIVO INDICATIVO (ver 2 Co. 3:14). La implicación es que Dios los endureció a ellos (ver los versículos 8-10). El agente de endurecimiento es el maligno (ver 2 Co. 4:4). «Endurecido» (pōroō) es un término médico para describir callosidad o ceguera (ver Ro. 11:25; 2 Co. 3:14; Ef. 4:18). Este mismo término es usado de los Apóstoles en Marcos 6:52. Es un término griego diferente Marcos 6:52 (sklērunō) lo cual es lo opuesto a misericordia (ver He. 3:8,15; 4:7).

Te podría interesar:

«Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, Y agóbiales la espalda para siempre» Este es un AORISTO PASIVO IMPERATIVO seguido por un AORISTO ACTIVO IMPERATIVO. Este es el misterio de la soberanía de Dios y la necesaria respuesta de la humanidad. Dios es la fuente de todas las cosas, el iniciador de todas las cosas, sin embargo, en Su soberana voluntad Él ha decretado que los humanos, Su máxima creación, respondan libremente a Él. Aquellos que no responden en fe son endurecidos en su incredulidad.

Analicemos la pregunta, ¿han tropezado los de Israel para que cayesen? Proviene del griego më eptaisan hina pesösin; que en realidad quiere decir: ¿Acaso han tropezado para quedar caídos?  En este caso nos está hablando que el pueblo de Israel no está fuera del plan de Dios a pesar de su desobediencia.

La palabra salvación y sus denotaciones. Proviene del griego σωτηρια y sus denotaciones son salvación o liberación, pablo habla a los gentiles acerca de la falla del pueblo de Israel y como su transgresión vino a ser liberación para los gentiles.

La oración “plena restauración” Proviene del griego plëromaque denomina la plenitud, aunque la palabra proveniente de plëroö y su equivalencia a nuestro idioma es llenar o abarcartodo, esdecir que en este pasaje nos está hablando de que Israel será restaurado totalmente por Dios. Porque a vosotros hablo, gentiles, por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio.

Exclusión y admisión: La primera proviene del griego apoballö que quiere decir echar fuera, mientras que admisión: proviene del griego proslambanö que significa tomar para uno mismo o volver a tomar.

“Las primicias son santas”: Proviene del griego aparchën phuramatos y nos quiere decir lo primero de la masa como una ofrenda elevada, la metáfora se saca de Números 15:19. “También los es la masa” Proviene del griego to phurama y quiere decir la masa de la que vino la primicia.

 “Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas”

Proviene del griego exeklasthësan y es un juego con la palabra klados, (rama) y ekklaö significa desgajar. Algunos de los judíos individuales (el Israel Natural) fueron desgajadosdel tronco.

“Y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas. ”Y tú (kai su) un gentil individual, siendo olivo silvestre (agrielaios ön). No te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.

“No te jactes contra las ramas. Proviene del griego katakauchaomai con la negación , «deja de gloriarte», o «no tengas el hábito de gloriarte sobre las ramas».

Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado.

 “Dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado”: Primero veremos la palabra dirás que proviene del griego ereis oun que, es decir: dirás entonces. Para que yo fuese injertado: proviene del griego hina egö enkentristhö (cláusula de propósito con hina y demuestra menosprecio por los judíos excluidos).

Si Dios no perdonó, proviene del griego (ei gar ho theos ouk epheisato). No es ei më (a no ser), sino que el ouk niega el verbo epheisato (primer aoristo de indicativo en voz media de pheidomai, eximir). Condición de la primera clase.

 “La bondad y la severidad de Dios”: Proviene del grego (chrëstotëta kai apotomian theou, benignidad de Dios chrëstotës). Apotomia, proviene de apotomos, desgajado, abrupto, y este Adjetivo proviene de apotemnö, cortar fuera.

Permanecer: Proviene del griego ean më epimenösi tëi apistiâi y quiere decir: no permanezcan en su falta de fe.

En este pasaje encontramos en el griego una oración muy interesante para phusin que quiere decir contra la naturaleza, ahí está la sustancia de la argumentación, el poder de Dios para hacer lo que es contrario a los procesos naturales. (Nahúm Hernández Urbina, 2020).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *