Cuando se abrió el telón de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, miles de atletas de todo el mundo tenían un solo objetivo: ganar una medalla para su país. Entre ellos destaca el propósito de los atletas cristianos. También tienen el deseo de ganar para su país, pero también se plantearon honrar a Dios.

Pero estas son unas olimpiadas atípicas, además de la preparación física y mental que se requiere para elevar el nivel deportivo en las competiciones, los atletas se enfrentan a las molestias adicionales que implican las múltiples medidas que intentan frenar la expansión de la pandemia.

Al igual que sus compañeros olímpicos, los atletas cristianos han hecho sacrificios, han superado crisis de salud mental y se han esforzado al máximo para llegar a los Juegos. Pero han podido hacerlo con la convicción de dónde descansa su última identidad.

Casi todos ellos también han usado su plataforma digital para compartir sobre la obra de Dios en su vida y para retribuir en respuesta a lo que han logrado. Recientemente, por ejemplo, publicamos cómo Marileidy Paulino agradeció a Dios por permitirle ganar una medalla de plata.

Como ella, cientos de atletas cristianos olímpicos también honran a Dios y aprovechan el mediatismo mundial alrededor de las olimpiadas para dar a conocer a un Cristo vivo y de poder. A continuación, veamos cuatro atletas cristianos que también honraron al Creador en los juegos olímpicos.

Cuatro atletas cristianos que honraron a Dios en Tokio 2020

Las olimpiadas iniciaron el 23 de julio y finalizaron el 8 de agosto de este 2021. Estaban programadas para celebrarse el año pasado, pero una pandemia inesperada dislocó todo, incluyendo las mayores competencias deportivas del mundo.

Gracias a Dios, este año tuvimos Juegos. Y en ellos, cientos de atletas cristianos aprovecharon las cámaras y los micrófonos para honrar el nombre de Dios. A continuación, veamos la historia de cuatro de ellos.

Lucas Lautaro Guzman, el atleta cristiano que da la gloria a Dios en todo momento

Lucas Guzman, uno de los atletas cristianos que brilla con luz propia

Lucas Lautaro Guzman, Taekwondo (Argentina)

@ lucastkd94

En 2012, Sebastián Crismanich se convirtió en el primer argentino en ganar una medalla de oro en taekwondo en los Juegos Olímpicos. En 2019, ganó una medalla de bronce en el Campeonato Mundial de Taekwondo de 2019 en la categoría de peso mosca masculino. 

Su logro se produjo apenas tres meses después de que su madre falleciera tras una breve batalla contra el cáncer de mama. Aunque perderla ha sido difícil, Guzmán profundizó su fe y hoy dice que tiene mucho que agradecer.

Lucas Lautaro Guzmán espera convertirse en el segundo. Pero no lo logró. En su lucha por conseguir una medalla de bronce, en la categoría de 58Kg, el 24 de julio de 2021, cayó ante el ruso Mikhail Artamonov.

“No valoro las medallas, sino los momentos”

“Cometí errores básicos por el cansancio, pero creo que más que nada sentí la presión por haber sido la primera vez que me subo a un piso olímpico. Al pararme ahí pensé: ‘ Ya gané, ya estoy contento’. Y me pregunté por qué quería salir campeón. Si lo necesitaba por ego o identidad. Frené, y me propuse disfrutarlo al máximo”, comenta.

“Perdamos o ganemos, la gloria es para Dios siempre”. “Algunos usamos los huracanes más fuertes para impulsarnos hacia adelante, y sé que Dios está conmigo”, sentenció aquella noche.

Podemos afirmar que Lautaro es un vivo ejemplo de cuán agradecidos tenemos que estar en Dios. Aún en los momentos de prueba. Seamos atletas cristianos o no, cuando no obtenemos aquello por lo que hemos luchado tanto. Lautaro sabe que con fe, el Señor le dará otra oportunidad.

Nicola McDermott, la atleta cristiana con una vida rendida al Señor y al deporte

McDermott es una de las atletas cristinas que busca acercarse a Dios a traces del deporte

Nicola McDermott, salto de altura (Australia)

@nicolalmcdermott

«¿Cómo sería una vida rendida en el deporte?» Esta pregunta no la hace cualquier mortal. Es justo lo que se pregunta la saltadora de altura Nicola McDermott en su biografía de Instagram.Luego continúa viviendo una vida buscando dar a la consulta una respuesta digna.

En la práctica, McDermott, de 24 años, ganó una medalla de bronce en los juegos de la Commonwealth de 2018 y estableció un récord personal el año pasado después de dejar Australia para entrenar en Europa durante la pandemia.

Fuera del campo, cofundó Everlasting Crowns, un ministerio en el que espera que “compañeros atletas transformados por el amor perfecto de Jesús, plantados en iglesias y discipulados sean una bendición para todos los lugares a los que son enviados”.

«Mi fe es la razón por la que he permanecido en el deporte tanto tiempo», le dijo a The Guardian a principios de este año. “La fe es la confianza en cosas que no has visto, ¿verdad? Dos metros, cuando tenía ocho años, saltaba 1,15 m, se necesita un poco de fe para creer en eso. 

“…La fe para mí fue darme cuenta de que soy amado independientemente de mi desempeño; el salto de altura es simplemente una forma de conectarme con Dios «.

Nicola McDermott gana plata

El siete de agosto de 2021, Nicola McDermott se convirtió en la primera atleta australiana en conseguir una presea en salto de altura, desde 1964.

¿Qué la hizo ganar? su fe y su confianza en Dios.

“Cuando era adolescente, siempre fui una marginada y me dieron la bienvenida a una comunidad de fe que me amaba”, dijo. Y agregó:

“Me consideraba un inadaptado, 2017 fue mi gran momento y decidí perseguir a Dios por encima del deporte, y lo que sea que venga con el deporte fue una ventaja”.

“Eso me permitió volar por encima de cada barra de salto de altura y no tener miedo”.

Italo Ferreira, el atleta que declaró que Dios le daría un oro y el Señor le concedió la victoria

Ítalo Ferreira, Surf (Brasil)

@italoferreira

El surf hizo su debut en los Juegos Olímpicos y el campeón mundial de 2019 Ítalo Ferreira ganó la primera medalla de oro masculina. El jugador de 27 años de edad, es un atleta utiliza los medios sociales para alabar a Dios por la victoria. Repitiendo la frase que había llevado con él a Japón: “di amén que viene el oro”. 

Ferreira, de un pequeño pueblo del noreste de Brasil, ganó su primera competencia de surf dos meses después de que su padre, un hombre que compraba pescado a un pescador y lo revende a restaurantes, le compró por primera vez una tabla a su hijo. 

A medida que Ferreira ascendió rápidamente al mundo del surf de élite, ganó suficiente dinero para comprarles a sus padres una casa en la playa. «El océano tiene mucho peso en mi vida. 

Empezando por mi papá, que se ganaba la vida con el mar, vendiendo pescado, y yo lo hago surfeando», dijo Ferreira en un video que alentaba la conversación sobre el océano. ¿El océano? Sería terrible. Creo que el océano es un regalo especial de Dios para la gente».

Italo Ferrera gana oro en Tokio 2020

Ferrera es el ejemplo de un atleta cristiano con una fe viva. Se convirtió este martes en el primer campeón de surf en la historia de los Juegos Olímpicos, al imponerse 15.14 a 6.60 en el duelo final contra el japonés Kanoa Igarashi, prueba desarrollada en la playa de Tsurigasaki, a unos 100 kilómetros de Tokio.

Lease que esta es la primera vez que se incluye el surf en unos juegos olímpicos. “Dios ha hecho realidad mi sueño”, aseguró Ferrero luego de convertirse en el primer campeón olímpico de esta disciplina.

En una publicación del blog miAlma, se publicaron sus palabras de agradecimiento. “Me he entrenado mucho en los últimos meses y Dios ha cumplido mi sueño, solo puedo agradecerle a Dios por darme la oportunidad de hacer lo que amo”. Dijo con la emoción de quien acaba de ganar una medalla de oro.

Charles Fernández, el guatemalteco que no ganó, pero se superó a si mismo

Charles Fernandez, Pentatlón Moderno (Guatemala)

@ carlosfernandez_5

Cuando Charles Fernández tenía siete años, su familia se mudó de los Estados Unidos al país de origen de su padre, Guatemala, para servir como misioneros. Años antes de que naciera su hijo, Carlos Fernández compitió en el pentatlón.

El pentatlón consiste en esgrima, natación estilo libre, saltos ecuestres y un evento combinado de tiro con pistola y carrera a campo traviesa. Carlos y su esposa, Esther, ahora dirige un ministerio en las montañas en las afueras de Antigua, Guatemala, que sirve a la comunidad maya circundante.

Después de competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016 a los 20 años, donde se ubicó en el puesto 15, este atleta cristiano ganó los Juegos Panamericanos en 2019. “Regresar a mi país con dos medallas, definitivamente es una gran bendición poder compartir estos momentos con estas personas que luchan todos los días por salir de la pobreza y darles la esperanza de Cristo”. Dijo Fernandez.

Luego de ganar dos eventos regionales en 2018.“ Por eso hago lo que hago, para ser luz de Cristo para el naciones en este deporte «. Durante toda la pandemia, Fernández, quien también se considera un trabajador social, ha estado viajando entre los Estados Unidos y Guatemala para tratar de ayudar a sus conciudadanos. 

«Mi objetivo como atleta es darles esperanza, mostrándoles que todo es posible cuando trabajas duro», dijo en una entrevista el año pasado. “Las dos formas en que apoyó al país (socialmente y a través del deporte) son diferentes, pero gracias a Dios encajan de una manera muy especial. Esta es la razón y la motivación de lo que hago en los Juegos Olímpicos «.

Charles Fernandez queda como el mejor latinoamericano en Pentatlon

Charles Fernández fue el último guatemalteco en competir en la prueba individual masculina del pentatlón moderno. Competencia que finalizó en el puesto 27 de la clasificación general que lo ubica como el mejor latinoamericano del evento durante su segunda cita olímpica (Rio de Janeiro 2016 y Tokio 2020) representando a Guatemala”. Reseña ESPN sobre este bendecido atleta cristiano.

Con una suma total de 1,346 puntos, el pentatleta guatemalteco entró en el top 8. Mejorando su clasificación anterior en siete puntos.

En el siguiente vídeo, vemos al joven Fernández dando gracias a Dios, luego de ganar una medalla de oro en Lima 2019:

Cuatro atletas cristianos, dos ganaron; dos no lo lograron. Pero todos dan gloria al Eterno. El llamado hermanos es a dar gloria a Dios por todo cuanto pasa en nuestras vidas. Bueno o malo, da gloria al Señor, todos los días.


Nos hubiera gustado agregar al menos 10 atletas cristianos más a esta lista, pero el esfuerzo editorial que hacemos para llegar hasta aquí es inmenso. En PALFCRIS, luchamos en unas olimpiadas financieras que duran todo el año. Lo poco que hacemos es gracias a contribuciones de lectores como tú. Por favor, haz tu donación haciendo clic en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *