¡Cuidado! Predicar falsas esperanzas nos puede quitar la salvación

man, board, drawing-2037255.jpg
Comparte lo que hacemos

Bendito es El Dios Todopoderoso, Creador de Los Cielos y La Tierra , bendita sea toda su creación, y todos los amantes de la lectura son creación de Dios , son hombres y mujeres. Que el Señor nos llene de inteligencia, de conocimiento, capaces de diferenciar entre lo bueno y lo malo. Entiendo que no todos nuestros lectores predican el mensaje basado en falsas esperanzas, pero entiendo pertinente publicar una reflexión que El Señor me reveló sobre el tema.

Todos cometemos errores, unos se arrepienten y corrigen los errores; otros no se arrepienten y siguen nadando en un mar contaminado, prefieren seguir en la contaminación, antes que unirse al grupo de personas que aman las aguas cristalinas. Las aguas cristalinas llenas de pureza nos limpian de la suciedad que han dejado las aguas contaminadas.

Para que podamos ser limpios de las aguas que contaminan, es necesario buscar todos los días del agua de purificación que está representada por Nuestro Señor Jesucristo a través de La Palabra.Una porción diaria nos hará llegar limpios al Palacio del Rey , donde no podrán entrar los que tengan algún rastro de inmundicia.

Velemos y oremos , porque largo camino nos resta.

«Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida,y para entrar por las puertas en la ciudad.»

«Apocalipsis 22:14»

Cuidado con vender falsas esperanzas

A propósito de los errores, vale comentar algo que ocurre con algunos predicadores en Venezuela, pido perdón si estoy equivocado en este argumento, también necesito aprender a predicar El Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo; hablar de La Palabra de Dios, sin entrar en contiendas con los hermanos en la fe. Diferentes grupos cristianos que quizá tienen buenas intenciones en su corazón, sin embargo la falta de conocimiento nos hace predicar un Evangelio diferente al de Nuestro Señor Jesucristo.

Personas que hacen fiesta y predican milagros porque alguien fue sanado de una enfermedad, y salen a decir que es un milagro de Dios y le hacen la invitación a otras personas para que acepten a Cristo y también serán sanados de la enfermedad. ¿Acaso no se darán cuenta que dan un mal testimonio de Dios para con todos los habitantes de la tierra?

Porque deben tener en cuenta que Dios no hace acepción de personas, y que Dios es Dios, tanto para los buenos como para los malos, y aparte de eso están afirmando con esas predicaciones que Dios tiene creyentes favoritos, que Dios quiere a unos más que a otros , porque le da sanidad a unos , y a otros los deja que se mueran, porque bastante cristianos mueren luchando y soportando la enfermedad que han padecido. ¿Acaso eso es un buen testimonio para predicar la Justicia de Dios?

No le vendan la falsa esperanza a las personas de que si aceptan a Cristo serán sanados de la enfermedad, o se les resolverá el problema económico, el problema familiar o cualquier problema, porque esa es una mentira del diablo. Los cristianos y los no cristianos que se salvan de una enfermedad o que superan un obstáculo difícil , lo hacen por La Misericordia de Dios, para que esas personas demuestren realmente que son siervos del Señor Jesucristo.

Las falsas esperanzas son una forma de blasfemia al Señor

Sin embargo, algunos por soberbia no entienden esa segunda oportunidad que Dios les está dando para que se arrepientan verdaderamente de sus pecados y dejen de practicar doctrinas de error. Sin darse cuenta siguen sumergidos en las tinieblas blasfemando el Nombre del Señor Jesucristo, por eso Nuestro Señor Jesucristo les recuerda ésta Palabra:

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en El Reino de Los Cielos, sino el que hace La Voluntad de mi Padre que está en Los Cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu Nombre, y en tu Nombre echamos fuera demonios, y en tu Nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” Mateo 7:21-23

“Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete”. Apocalipsis 3:19

Si estás predicando el evangelio de Jesucristo basado en las falsas esperanzas, entiende que no es necesario. Jesús no necesita que hablen mentiras en su nombre. Ora a Dios para que te dé la iluminación necesaria para entender Su Palabra y te guíe en el camino de convertirte en un verdadero predicador, en espíritu y en verdad.

El tema es muy sustancioso, así que los animo a unirse a la conversación. Comenta cómo aconsejarías a un hermano que sorprendes vendiendo falsas esperanzas. 

¡Los amo a todos en el amor de Cristo!


Comparte lo que hacemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Explora en esté Artículo

Ir arriba