Los ancianos en La Biblia y su importancia en la actualidad

Índice de contenidos
bible, book, hands

“El que se lleva de consejos, muere de viejo”. Estoy seguro de que has escuchado esta frase. La Biblia lo dice de otro modo: “escucha el consejo y acepta la corrección, para que seas sabio el resto de tus días” (Proverbios 19:20). Como quiera que lo recordemos, no podemos negar que las personas mayores son una gran bendición en nuestras vidas. Incluso, los ancianos en La Biblia son profetas, libertadores y monarcas extremadamente influyentes gracias a que se dejaron guiar por la sabiduría Divina.

Los ancianos en La Biblia y la sabiduría que añaden los años

No importa si se trata de un doctor en física nuclear o de un campesino que riega abonos en el campo, un anciano es sinónimo de sabiduría. Esto no tiene que ver con su lugar de procedencia, estatus económico, influencia política o el grupo de personas que lo rodearon en sus años de juventud. Son los años, las experiencias vividas o, más bien, el aprendizaje acumulado lo que de verdad deja huellas dignas de enciclopedias académicas. Digámoslo de este modo: la inteligencia de un anciano es insustituible; es indiscutible.

Y el Dios omnisapiente, quien nos creó, lo sabe. ¿O por qué crees que Moisés y Josué fueron llamados a los 80 años? ¿Sabes qué edad tenía Abraham cuando fue llamado por Dios? Y Zacarias, el padre de Juan El Bautista ¿Cuántos años tenía cuando Jehová le avisó que sería bendecido con la paternidad del hombre que, 33 años después,  tendría el honor de bautizar al mismísimo Dios hecho hombre? ¿Por qué el libro de Apocalipsis nos habla de 24 ancianos y no de 24 jóvenes? Piénsalo por un momento. Estoy seguro de que llegarás a valorar la importancia que le da El Creador a los ancianos en La Biblia.

En lo bíblico y lo secular, los ancianos son dignos de admirar

No. Para reconocer la importancia de los mayores en la sociedad no es necesario restar méritos a los jóvenes. Recordemos que Josué mostró su potencial de liderazgo siendo un joven de alrededor de 40 años, mientras que, por otro lado, Albert Einstein descubrió la Teoría de la Relatividad y su mayor producción científica antes de los cincuenta años de edad. Sin embargo, Josué fue llamado a ser el conquistador de Israel alrededor de los 80 años de edad. Einstein, por su parte, luego de sus 65 años, continuaba su ardua labor científica y era un activista del sionismo y de la lucha por las libertades sociales.

Podemos escribir una enciclopedia de 24 tomos hablando de los avances científicos, sociales y religiosos que fueron posibles gracias a los ancianos. Pero ese no es el propósito de este artículo. Una enorme cantidad de los ancianos en La Biblia llegaron al cenit de su vida en la tercera edad (luego de los 65 años). Son las personas a las que los jóvenes y adultos mayores acudimos en situaciones difíciles, cuando nos abriga la contrariedad o nos invaden los sentimientos de desolación, o desconfianza hacia nuestro entorno. 

El Rey Saul acudió al profeta Samuel, un anciano. incluso, lo hizo después de que Samuel había muerto (Y ya sabemos que esto es incorrecto). En República Dominicana, dos presidentes relativamente jóvenes, Leonel Fernández e Hipólito Mejia, acudieron al consejo del ex-presidente Joaquín Balaguer, ¡un anciano de más de 90 años!, que por demás, era su opositor político. Los ancianos en La Biblia y en nuestra vida cotidiana son como esa luz al final de nuestro tenebroso túnel; una fuente indiscutible de sabiduría. ¡Cuánto más un anciano cristiano!

¿Qué dice La Biblia sobre los ancianos?

Por supuesto que también hubo ancianos malvados en Las Escrituras. Pero incluso hasta a ellos acudían los candidatos a ser maestros del mal. Amén de que ya sabemos lo que les espera, así como lo hace La Palabra de Dios, no es menester que dichos personajes ocupen mucho espacio en este texto. La Biblia nos habla de las personas mayores de distintas formas. En las siguientes líneas, exploremos 30 versículos que hablan de los ancianos en La Biblia.

También te vendría bien leer los siguientes recursos:

Versículos sobre los ancianos en La Biblia

1. Hechos 15:4

Cuando llegaron a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia, los apóstoles y los ancianos, e informaron de todo lo que Dios había hecho con ellos.

Hechos 11:30

Y así lo hicieron, mandándola a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo.

Hechos 15:2

Como Pablo y Bernabé tuvieran gran disensión y debate con ellos, {los hermanos} determinaron que Pablo y Bernabé, y algunos otros de ellos subieran a Jerusalén a los apóstoles y a los ancianos para tratar esta cuestión.