Coronavirus: ¿Cómo lidiar con el miedo y la ansiedad?

Ansiedad en tiempos de pandemia
Comparte lo que hacemos

Estos no son tiempos normales en los que vivimos. El coronavirus continúa propagándose. Siguen apareciendo nuevas y más peligrosas cepas. Las ciudades y los países continúan cerrándose. Muchas escuelas y trabajos están cerrados. La gente está atesorando necesidades básicas. El mercado de valores cayó muy bajo, luego se recuperó, pero el nerviosismo sigue imperando en las bolsas de valores. Nadie sabe cuánto durará esto, cuántas personas se enfermarán, cuántas personas morirán .

Lo admito, simplemente escribir ese párrafo comienza a hacer que el miedo y el pánico aumenten en mi pecho, pero estoy aquí para decirles hoy que estoy eligiendo la paz. ¡Y no solo lo estoy eligiendo, lo estoy experimentando porque confío en Dios! Es un regalo de Dios … un regalo que él también te está ofreciendo.

¿Qué puedes hacer para afrontar el miedo y la ansiedad?

«La paz os dejo; mi paz te doy. No les doy como el mundo da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo».

Juan 14:27
Escucha el capítulo 1 del Evangelio según San Juan

Durante estos tiempos de incertidumbre, deseo que todos nuestros lectores experimenten esta paz. Por eso hemos creado esta página para ti. Si te sientes ansioso , si tus pensamientos están girando en espiral por el camino de «qué pasaría si», lo entendemos. No estás solo. La Revista PALFCRIS está aquí para ofrecer consejos prácticos y espirituales.

Cuando te sientas así, cuenta con el pastor de tu iglesia. Ya se que los pastores son personas muy ocupadas, pero en estos casos, siempre hacen un hueco en su agenda. Siempre están dispuestos a escuchar a cualquier miembro de la iglesia. También puedes acercarte a un hermano de confianza, un consiervo que te ayude a disipar la ansiedad. Créeme, este último paso, nunca falla.

A continuación, recursos que pueden ayudarte en los momentos de ansiedad:

¿Cómo experimentar la paz en medio de una pandemia de coronavirus?

Mi fe en un Dios omnipresente, omnipotente y misericordioso me da la perspectiva de que no importa lo que se me presente, Dios me atrapó. Cualquiera sea mi lucha, la enfrentó con la confianza de que Dios estará conmigo a través de todo, que nunca me dejará ni me abandonará. Cuando sientes que te falta confianza sobre lo que te depara el futuro, recuerda que confiamos en un Cristo que ha vencido al mundo. ESTA ES LA GRAN DIFERENCIA.

«Les he dicho estas cosas para que en mí tengan paz. En el mundo usted tendrá tribulación. Pero anímate; He vencido al mundo».

Juan 16:33

También sé que Dios es bueno y que es PARA mí. Repite esta frase una y otra vez.

«Y sabemos que en todas las cosas Dios obra para el bien de los que lo aman, los que conforme a su propósito han sido llamados».

Romanos 8:28

“… Dios nuestro Salvador, que quiere que todos se salven y comprendan la verdad.  Porque hay un Dios y un Mediador que puede reconciliar a Dios y la humanidad: Jesucristo hombre. Dio su vida para comprar la libertad para todos. Este es el mensaje que Dios le dio al mundo en el momento adecuado».

1 Timoteo 1: 3-5

Tengo la paz de Dios porque sé que estoy bien con Dios, que tengo una relación con él. ¿Tú también? He confesado mis pecados ante Dios y le he pedido a Jesús que sea mi salvador.

“Si confiesas con tu boca al Señor Jesús y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación ”.

Romanos 10: 9-10

¿Dónde está Dios ahora? La pregunta común cuando llega la ansiedad

Cuando les llega la ansiedad, una pregunta común que surge a los cristianos: «¿Dónde está Dios cuando suceden cosas malas?»

Es una pregunta justa. Déjame responderte de esta manera.

Para aquellos que CONOCEN a Dios, que tienen una relación con Él, la respuesta es que Él está caminando a su lado. Sí, aunque no lo puedan ver ni tocar físicamente. No es Su deseo que suframos. El sufrimiento es el resultado de un mundo pecaminoso. Pero si confiamos en Dios como nuestro Señor y Salvador, recibimos Su fuerza y ​​tenemos la confianza de que Él nunca nos dejará ir y está allí con nosotros.

«No temerán las malas noticias; sus corazones son firmes, confiando en el  Señor . Su corazón está seguro, no temerán; al final, mirarán triunfantes a sus enemigos».

Salmo 112: 7-8
Escucha el Salmo 112

La gente culpa a Dios por las cosas malas porque es fácil culpar a alguien que no conoce, alguien con quien no tiene una relación. Si alguien ha rechazado una relación con Dios una y otra vez, ¿por qué esperaría ahora Su favor? Sin embargo, la verdad es que ellos, nosotros, usted, recibirá su favor cuando se vuelva a Él con TODO su corazón.

Una relación con Dios hace la diferencia

La siguiente, es una reflexion de Marilyn Adamson de EveryStudent.com respecto a lo reconfortante que es mantener una relación con nuestro Creador:

“Puede ser porque no tienen una relación con Dios. Pueden saber que Dios existe e incluso pueden adorarlo de vez en cuando. Pero aquellos que nunca parecen tener respuesta a sus oraciones probablemente no tengan una relación con él. Además, nunca han recibido de Dios el perdón completo de sus pecados. ¿Qué tiene eso  que ver con eso, preguntas? He aquí una explicación.

“Ciertamente el brazo del Señor no es demasiado corto para salvar, ni su oído demasiado sordo para oír. Pero tus iniquidades te han separado de tu Dios. Tus pecados te han ocultado su rostro, para que no te oiga «.

Isaías 59: 1-2

Es bastante natural sentir esa separación de Dios. Cuando la gente comienza a pedirle algo a Dios, ¿qué ocurre normalmente? Empiezan con: «Dios, realmente necesito tu ayuda con este problema …» Y luego hay una pausa, seguida de un reinicio … «Me doy cuenta de que no soy una persona perfecta, que en realidad no tengo  derecho  a pedirte esto … ”Hay una conciencia del pecado y el fracaso personal. Y la persona sabe que no son solo ellos; que Dios también lo sabe. Hay una sensación de «¿A quién engaño?» Lo que tal vez  no  sepan es cómo pueden recibir el perdón de Dios por todos sus pecados. Es posible que no sepan que pueden entablar una relación con Dios para que Dios los escuche. Este es el fundamento para que Dios responda a su oración.

Con Dios, cuando la persona es realmente un hijo de Dios, cuando la persona pertenece a Dios, los conoce y escucha sus oraciones ”.

Jesús dijo: “Yo soy el buen pastor. Yo conozco a mis ovejas y mis ovejas me conocen a mí… mis ovejas escuchan mi voz. Yo las conozco y ellas me siguen. Les doy vida eterna y nunca perecerán; nadie puede arrebatármelas de la mano «.

Juan 10:14, 27-28

Te lo diré nuevamente, pero con otras palabras: es normal que sientas ansiedad, pero cuando te sientas así, acude a Dios. No dejar de asistir a la iglesia es una de las mayores curas en esta situación. Sentir el calor de los hermanos, perderse en una larga y afectuosa conversación, participar en la escuela bíblica, alabar a Dios junto a una multitud de personas que lo hacen de corazón y escuchar una reflexión que remueva el alma y toque al corazón. Creeme, no saldrás igual que cuando entraste.

¿Has pasado por algún momento de ansiedad durante esta pandemia? ¿Cómo lo has afrontado? ¿Te has aferrado a Su Palabra desde que sentiste ansiedad o esperaste un tiempo para recurrir a Él? Por favor, únete a la conversación.


Comparte lo que hacemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Explora en esté Artículo

Ir arriba