Generic selectors
Búsqueda exacta
Buscar títulos
Buscar todo
Buscar en Revista
Buscar en páginas
Escuchar Biblia
Libro en PDF
Filtrar por categorías
Cápsulas de salud
Conferencias
Devocional
Educación cristiana
Estudios bíblicos
Literatura Cristiana
Motivación espiritual
Noticias
Oraciones y devocionales
PALFCRIS en acción
Testimonios y reflexiones

Ama a Dios sobre todas las cosas, con todas tus fuerzas

Salmo 41:4-13 Oración del lunes
Amar a Dios sobre todas las cosas no es opcional. Para quienes entendemos la necesidad de acercarnos a Dios, esto es una necesidad.

Devocional diario de la Escuela Bíblica Dominical de la Iglesia Mahanaim

  • Tema: ama a Dios sobre todas las cosas
  • Cita bíblica: Deuteronomio 6:4-9, Mateo 22:37-39
  • Expositor: José Gomera
Devocional ama a Dios sobre todas las cosas, en audio.

Citas Bíblicas

En esta sección examinaremos las citas bíblicas que apoyan este devocional. Más adelante, puedes leer el comentario.

Ama a Dios sobre todas las cosas, Deuteronomio 6:4-9

4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

5 Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;

7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;

9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Deuteronomio 6:4-9

Mateo 22:37-39, ama a Dios sobre todas las cosas es el primer mandamiento

«37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo».

Mateo 22:37-39

Desde Génesis hasta Apocalipsis, el mensaje de toda la Biblia se podría resumir en una sola palabra: “Amor”. Si alguno lo duda, diríjase a Mateo 22:37-39, donde el mismísimo Maestro resume los 10 mandamientos en dos:

  1. Amar a Dios sobre todas las cosas
  2. Amar al prójimo como a ti mismo

El amor no es un negocio

Jehová es el Creador de todas las cosas y quiere que toda la creación lo adore, lo alabe y se humille ante Él. No es una opción. Es un mandato divino. Un incauto preguntaría ¿Por qué debemos hacer esto?

La realidad es que nadie impone a un niño que ame a sus padres. Es un sentimiento que brota de forma natural. Los hijos no tienen que hacer ningún esfuerzo, es parte de su comportamiento. De su día a día.

Diríamos que sus padres estuvieron con ese niño desde su concepción, hasta este momento. En todas las etapas de su vida. Lo hacen una prioridad de su existencia. Y lo hacen sentir que es el centro de la casa. Incluso cuando está ausente.

Pero, les digo algo: es posible que el hijo sea consciente de todo eso. Pero cuando decide amar a sus padres, por su mente no pasa nada de eso. ¡Los ama solo por ser sus padres y punto! ¿Por qué? Porque el amor no es un negocio. Por eso es que se nos ordena este mandamiento: “ama a Dios sobre todas las cosas”.

No se trata de que yo tenga un almacén lleno de amor y lo daré solo a quienes me dan algo a cambio. Y como mis padres me dieron mucho, les daré la mayor parte a ellos. No. si alguno pensaba de ese modo, siento decirles que eso no es amor. Porque el amor no tiene condiciones. ¡Ama a Dios sobre todas las cosas! Sin esperar nada a cambio.

Ama a Dios sobre todas las cosas como primer mandamiento

Los primeros dos, de los 10 mandamientos de Exodo y Deuteronomio, hacen referencia a nuestro Padre Celestial:

  1. Ama a Dios sobre todas las cosas
  2. No tomarás el nombre de Dios en vano

Porque Dios no solo demanda lo mejor de nosotros para sí mismo, sino también lo primero. Las primicias de todo lo que hagamos. Porque no hay forma de mostrar amor a Dios si primero no pensamos en glorificar Su Nombre en todas y cada una de las cosas que hacemos, que decimos o que planificamos.

Nuestro Padre Celestial toma muy en serio el asunto de amarlo a Él por sobre todas las cosas. Tanto, que lo repite varias veces en Las Escrituras. De hecho, en Mateo 22:37, Jesús repite prácticamente las mismas palabras de Deuteronomio 6:5.

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente”. Y, para que quede claro, en el versículo 38, el Maestro apostilla: “Este es el primer y más grande mandamiento”. 

El amor es un tema central en las Escrituras. Puedo atreverme a asegurar, que es el tema del que más se ha escrito y constituye el centro de las conversaciones cotidianas.

De hecho, los dos mandamientos de Jesús podrían se podrían resumir en uno solo: ama a Dios sobre todas las cosas, porque si amas a tus semejantes y vives en armonía con el resto de la creación, estas mostrando el amor que el Señor demanda de tí.

Ama a Dios sobre todas las cosas, clava Su Palabra en tu corazón

En los versículos 6, 7, 8 y 9, de Deuteronomio 6:4-9 el Señor nos dice “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes”.

Está clarísimo: si alguno ama a Dios sobre todas las cosas, debe obedecer Su Palabra. Pero para asegurarnos de llevar su manual de vida al pie de la letra, debemos llevarlas con nosotros. Dentro de nosotros. En el trabajo, con los vecinos, en nuestro medio de transporte, con nuestros familiares, muy especialmente con nuestros hijos.

De nuevo: si amo a Dios, debo dedicar lo mejor a Él. No puedo saber como hacerlo si Su Palabra no es el alimento de mi alma, así como las legumbres lo son de mi estómago. No existe una varita mágica o una clave secreta que me haga acercarme a Dios.

Pero si quieres una clave, abre tu Biblia y lee de nuevo Deuteronomio 6:4-9. Ahí está la clave que andabas buscando. Y esa clave es que el que ama a Dios sobre todas las cosas, debe cumplir Su Palabra. 

Pero aún hay más: lleva sus enseñanzas contigo, inculcarlas a tus hijos y no te quedes con ellas. Comparte las bellezas del evangelio con todas las personas que conozcas. En eso, en eso hermano mío, Dios sabrá que lo amas, pero que lo amas con todo tu corazón.

Explora más contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *