División familiar: su origen y cómo atender sus efectos

Comparte lo que hacemos

Cuántas veces habremos escuchado acerca de la importancia de la familia, y que su integridad como órgano social es una prioridad. Sin embargo, vemos como la división familiar es promovida por ONGs bien financiadas, incluso por los estados.

¿Por qué decimos que es una prioridad evitar la división familiar? Porque definitivamente este órgano es la columna vertebral de la sociedad. Si las familias están mal, toda la sociedad estará mal. 

Debemos entender que es en la familia donde se desarrollan los principios y valores que hacen de los seres humanos grandes personas. Donde forjan a los futuros hombres y mujeres en integridad y en armonía entre sí.

Factores que provocan la división familiar de hoy

La familia está fracturada, está sufriendo rupturas, está descompuesta, desorganizada y esto es grave. Nombraré  algunas de las falencias que se viven en las familias hoy en día:

  1. Falta de comunicación. Se ha perdido la comunicación entre padres e hijos y viceversa, hay distractores que han robado la atención, como el teléfono, la televisión y el exceso de trabajo.
  2. Falta de respeto. En la mayor cantidad de familias se nota una falta respeto, no hay reconocimiento hacia las autoridades de la casa. Se observan gritos, insultos.
  3. Incumplimiento de roles. Cada uno hace lo que bien le parece, y no hay responsabilidad para  con los deberes y obligaciones de esposos, y de padres responsables.
  4. El individualismo. El individualismo ciega a las personas y no las deja ver más allá, cuando esa actitud reina puede suceder pues ya no  importan los intereses de los demás, sino solo los  intereses personales.

Esta es solo una pequeña muestra de la problemática que viven las familias en nuestro tiempo. Es evidente que  se han olvidado de la Biblia y sus principios y cada quien hace lo que bien le parezca. Es por eso que la división familiar crece de forma rampante.

Los resultados de una familia fracturada

Los resultados de la división familiar están a la vista. Aunque lo intenten nadie los puede esconder. A continuación, veamos los resultados que origina el mayor de los flagelos sociales.

Delincuencia juvenil, el camino más fácil ante la división familiar

La delincuencia juvenil consiste en una práctica de desorden y rebeldía hacia la familia y la sociedad. Son desórdenes causados por hogares desintegrados, hijos que se han criado ya sea solo con papá o mamá o sin ninguno de los dos.

La siguiente infografía sobre el aumento de la delincuencia juvenil en México es solo una muestra de lo que esta generando la división familiar.

La delincuencia juvenil es una de las causas de la división familiar

Son muchachos que en su mayoría tienen heridas profundas en el corazón y se han vuelto amargados y una forma de expresarlo es rebelándose o todo orden instituido y creer que la vida para ellos no tiene sentido.

Drogadicción y Alcoholismo

Las drogas y las bebidas embriagantes son de los vicios más destructivos en la sociedad y es triste ver a jóvenes y adolescentes sumergidos en vicios de esta naturaleza. Drogarse o embriagarse es una manera de escape para los jóvenes de hoy. Estos muchachos quieren huir de su triste realidad y buscan aceptación en grupos que tienen estos mismos problemas. 

La situación se empeora cada vez más pues estos vicios provocan adicción  y piden más cada día. Son vicios progresivos manipulados por satanás y sus demonios con el objetivo de destruir al ser humano. 

División familiar como origen del problema

La desintegración familiar es de las problemáticas más grandes en la sociedad de hoy. En nuestra iglesia, un 70% de nuestros jóvenes viven en hogares disfuncionales (solo con papá o sólo con mamá, o sin ninguno de los dos).

La división familiar ocurre mayormente en los hogares disfuncionales

Mencionaré algunas razones por la que se  separan o se divorcian las parejas: Infidelidad, violencia intrafamiliar, problemas económicos y migración a otros países.

Embarazos no deseados

A temprana edad las jovencitas y los y los jovencitos inician relaciones prematuras y esto produce hijos no deseados, no planificados y provoca problemas serios en la familia. No hay un padre responsable que tenga solvencia económica, ni madurez emocional, ni madurez espiritual.

Algunas de estas chicas se atreven a toda cuesta a tener sus bebés con grandes limitaciones y otro grupo opta por abortar sus bebés algo que vienen a acarrear problemas emocionales y espirituales terribles pues no solo es el cargo de conciencia, sino el pecado en la vida de la señorita y el joven  producirá un daño irreparable.

Suicidio, la frecuente y fatal consecuencia de la división familiar

El suicidio es de las consecuencias más terribles de la división familiar. Los muchachos al encontrarse en un callejón si  salida y no tener quien les comprenda y quien les escuche tienden a encontrar salida en el suicidio.

En el año 2020  en el departamento de Suchitepéquez, Guatemala, me enteré al menos de 3 casos de señoritas que se quitaron la vida. 

Nebaj, Quiché Guatemala es el municipio con mayor tasa de suicidio con 29 de cada cien mil habitantes,  según Prensa Libre del 30 de agosto 2021.

Cuando no se tienen la estabilidad de papá y mamá, hay un desbalance que produce inseguridad, una baja autoestima, falta de aceptación, soledad, falta de afirmación y esto es lo que causa la problemática de la división familiar

Nos encontramos al borde del desastre. De seguir a la manera que vamos, de acá a unos años tendremos un caos total. El ser humano le ha dado la espalda a Dios y no quiere aceptar su condición y menos cambiar de dirección. 

Hace falta una verdadera relación con Jesucristo. Aunque muchos se resistan, esta es la madre de las soluciones a todos los problemas generados por la división familiar.

LA FAMILIA NECESITA UNA DOSIS DEL AMOR DE DIOS

Dios creó la familia para que esta se reprodujera, y a la vez pudiera ayudarse mutuamente. Además el Creador la formó para que sus miembros puedan aprender a amarse  y convivir de una manera saludable.

Para evitar la división familiares imprescindible que que todos sus miembros practiquen el amor, así como Jesucristo nos enseñó, en 1 de Juan 4:10 dice: “En esto consiste el amor, no que en que nosotros le hayamos amado sino en que él nos amó a nosotros y envió a su hijo en propiciación por nuestros pecados”

El amor de Dios lo cambia todo

Las familias de hoy en día pueden tener todos los lujos y placeres que desean. Pero les falta lo más importante. Lo más importante es “el amor de Dios en sus corazones”. El amor es la esencia de Dios que cambia la vida de las personas y nos hace más humanos, más tolerantes, más generosos, nos hace mejores personas.

El apóstol Pablo escribiendo a los corintios acerca del amor les dice:

“4 El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable.

El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie.

No es orgulloso.

No es grosero ni egoísta.

No se enoja por cualquier cosa.

No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho.

No aplaude a los malvados, sino a los que hablan con la verdad.

El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo”. (1 Corintios 13).

El amor de Dios lo cambia todo, puede ayudarnos a mejorar nuestra relaciones y al trato con nuestros semejantes. La familia necesita un respiro y liberación, de otra manera las futuras generaciones estarían pagando una factura muy alta.

Las familias posmodernas están muy lejos del modelo de familia que Dios quiere que seamos. Dios y sus principios son la solución para reparar las fracturas familiares de hoy. Necesitamos volvernos a la Biblia y descubrir que Dios tiene los propósitos perfectos para nuestras vidas y las de cada uno de nuestros parientes.

Practicar el amor y tener a Dios en su centro son los valores que evitarán la muy dañina división familiar. Como pastor, son valores que promuevo en mi congregación. Me gustaría que compartas con nosotros, en los comentarios, como se promueven estos valores en tu iglesia.

¡Dios colme de bendiciones a tu familia!


Comparte lo que hacemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *