Generic selectors
Búsqueda exacta
Buscar títulos
Buscar todo
Buscar en Revista
Buscar en páginas
Escuchar Biblia
Libro en PDF
Filtrar por categorías
Cápsulas de salud
Conferencias
Devocional
Educación cristiana
Estudios bíblicos
Literatura Cristiana
Motivación espiritual
Noticias
Oraciones y devocionales
PALFCRIS en acción
Testimonios y reflexiones
Salmo 41:4-13 Oración del lunes
Mujer virtuosa ¿Quién la hallara? En este artículo, nuestra directora Margarita Gomera comparte una poderosísima reflexión sobre el legado de una mujer virtuosa

Muchas veces cuando nos sentamos frente al televisor, vemos diversas noticias que suelen ser deprimentes y fatídicas, sobre temas de la salud, la política, y peor aún; el grupo de  mujeres que buscan la aprobación de  la pena de muerte de los pequeños e inocentes que no pueden defender sus derechos. 

De modo que, es como sentarse  a recibir una carga de estrés, tristeza y dolor; en contraste con las cosas grandes y hermosas que nuestro amado Dios hace cada día a favor de la humanidad. Lo hace, usando como instrumentos a  hombres y mujeres simples; los cuales se han esforzado por dejar un legado de amor. 

Para entenderlo mejor, viajemos por la biblia

 En las historias bíblicas, solo se mencionan las mujeres que han tenido una participación distintiva, con actos que marcaron la historia de la humanidad. Por ejemplo, Jezabel fue conocida como la reina malvada. En esa misma línea, su hija Atalía, fue aún más cruel, llegando a  matar a sus nietos, para usurpar el trono, a raíz de la muerte de su hijo. 

Por otro lado, en el Nuevo Testamento está la historia de Loida, una judía cristiana, que dedicó tiempo a la educación de su familia, sembrando fe, amor y enseñando la palabra de Dios. Fue por esto que el apóstol Pablo, hablando en 2 Timoteo 1:5, destaca la fe no fingida que hay en Timoteo, la cual habitó en su abuela Loida y su madre Eunice, y que también era visible El. 

La fe y amor de la anciana Loida ha sido una fuente de inspiración para todas personas y familias que desean dejar sembrada la semilla de  la paz,  la palabra y amor de Dios, en los corazones de hijos, nietos,  y biznietos, reconociendo que herencia de Jehová son los hijos. 

Explora más contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *