Testimonio, himno y máxima de Watchman Nee para expresar el gozo en El Señor

cross, holy, book
Comparte lo que hacemos

Todos los cristianos nacemos dos veces: el primer nacimiento tiene lugar en el momento en el que nuestros ojos ven la luz, al salir del vientre de nuestras madres. El segundo nacimiento, y el más importante, es el nacimiento de agua, mediante el bautismo. Es ahí donde Dios nos prueba y nos da las herramientas para recibir los dones espirituales y nos hace merecedores de su salvación.

Miles de personas reciben a Jesús como su único Señor y Salvador, todos los días. Sin embargo, no todos reaccionan a esta transformación divina de la misma forma. Unos expresan esta magna experiencia a través de hermosas canciones; algunos a través de la sutileza de la danza; otros tantos no pueden dejar de plasmar ese momento con un dibujo o a través de la palabra escrita. Precisamente, esto último fue lo que hizo Watchman Nee.

En las siguientes líneas, disfrutarás de un breve testimonio, y un himno autoría de Watchman Nee. En estos textos, el autor intenta explicar el gozo que disfruta al dar la espalda al mundo y poner mente, cuerpo y alma al servicio del Señor. Así mismo, Nee explica lo satisfactorio que es trabajar para Su obra y su intención de no desfallecer ante los fuertes vientos que intentarían doblegarlo.

¡Buena lectura!


Testimonio de conversión de Watchman Nee

“Otro día predique por la mañana. En la tarde yo estaba en mi habitación bajo una gran tristeza en el corazón. Le dije a Dios que cuando regrese de la escuela el próximo lunes quería que él me llene del amor de Cristo. Ahora estaba listo para dejar a un lado a mi amante. El amor de Cristo me había constreñido tanto que estaba decidido a ponerla a un lado. Tomada esta decisión, podría decir que  en mi corazón lo que dijo el salmista en Salmos 73:25. 

Mi interior se llenó de una alegría indescriptible. Aunque no había ascendido al tercer cielo, podría decir que había estado en el segundo cielo, tan feliz y lleno de gozo estaba yo, que todo lo que me ataba al mundo se volvió insignificante para mí. Me sentí como si estuviera flotando en una nube. La noche en que fui salvo, la carga de mis pecados ha sido quitada. En este día (13 de febrero de 1922), todos los obstáculos que me impedían vivir una vida conforme a Dios, se me habían quitado del corazón. No mucho tiempo después, muchas personas fueron salvadas.»

Watchman Nee

Himno de gozo en El Señor

¡Qué largo, ancho, alto y que profundidad!

¡Qué grandeza es su amor!

¿De qué otra manera podría yo, un vil pecador,

Estar en tal gracia y dicha?

Mi señor ha pagado el precio

Para comprarme para Él.

Entonces, de buena gana llevaré la cruz

Seguirlo con firmeza.

Ahora he abandonado todo

Para que así pueda ganar a Cristo.

Sin pensar ni preocuparme por la vida o la muerte,

Nada puede detenerme.

Amigos, placeres, ganancias y fama. . .

Ya no será útil.

Mi Señor se hizo tan pobre por mí,

Su pobreza la compartiría.

Amo a mi Salvador querido;

Su alabanza es mi deseo.

Para Él, que la tranquilidad se convierta en dolor,

Dejemos que la ganancia se convierta en pérdida.

Tú eres mi Consolador,

¡Jesús, mi misericordioso Señor!

¿A quién tengo en el cielo sino a ti?

¿Quién más mi amor en la tierra?

No me importa el dolor

Dificultad y soledad.

Querido Señor, abraza mi espíritu, alma

y cuerpo con tu amor.

Te pido, mi Señor,

Para guiarme con tu gracia;

Quédate a mi lado para darme fuerza

Para pasar con seguridad por la vida.

Satanás, la carne y el mundo

Tiéntame y presiona dolorosamente;

A menos que tu poder me sostenga, Señor,

Podría avergonzarme de Tu nombre.

Mientras el tiempo pasa,

Levántame por encima de este mundo;

Que a tu regreso puedo cantar,

“Aleluya, amén”.

Watchman Nee

Máxima expresando el gozo del servicio al Señor

Esta máxima, que fue compuesta por Watchman Nee en torno al año 1930. Este texto fue escrito apenas ocho años luego de su segundo nacimiento, pero bien podría resumir su vida y ministerio.

Déjame amar y no ser respetado;

Déjame servir y no ser recompensado;

Déjame trabajar y no ser recordado;

Déjame sufrir y no ser considerado.

Es el verter, no el beber;

Es la ruptura, no la custodia

Una vida sufriendo por buscar la bendición de los demás,

Una vida amorosa y un verdadero consuelo.

Sin esperar piedad y preocupación,

No aceptar consuelo y aplausos;

Incluso solo, incluso olvidado

Incluso sin palabras, incluso abandonado.

Lágrimas y sangre será mi precio por la corona de justicia;

Perderlo todo, lo que me costó la vida de un peregrino fiel.

‘Es la vida, oh Señor, que elegiste vivir

En aquellos días en que caminabas por la tierra.

Con mucho gusto sufriendo todas las lesiones y pérdidas

Para que todos se acerquen y descansen.

No puedo ver cuánto más iré;

Aún sigo adelante sabiendo que no hay vuelta

atrás.

Déjame seguir Tu patrón tan perfecto y verdadero,

Soportando ingratitudes sin quejarse.

En este tiempo de prueba, oh Señor, oro

Que enjugarás todas mis lágrimas ocultas;

Déjame aprender, oh Señor, tú eres mi recompensa,

Déjame ser la bendición de los demás, todos mis días.

Watchman Nee

Si has llegado hasta aquí, entiendo lo mucho que te has gozado leyendo los textos de agradecimiento de Nee. Ya que son poderosas declaraciones en favor del amor a Dios, ugiero que los leas de nuevo. ¿Despertaron tu inspiración? Si es así, no olvides expresarlo en los comentarios.

¡Bendiciones de Lo Alto!


Comparte lo que hacemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Explora en esté Artículo

Ir arriba