Guía de oración familiar para su rescate y protección

Índice de contenido

La familia es un tesoro especial. Es la estructura que el Señor escogió para que los niños y niñas nazcan y crezcan en amor. Para que podamos desarrollarnos y tener un soporte emocional que nos ayude a hacer más llevadera nuestra carga. Pero ese tesoro está bajo ataque, por lo que urge una oración familiar.

 

Modelo de oración familiar

En las siguientes líneas, un modelo de oración familiar que el Señor puso en mi persona para compartirlo con ustedes:

 

Padre celestial te adoro y te bendigo, 

te doy gracias por mi familia

Te pido que bendigas a mi familia, 

que los protejas y los guardes, 

libralos de todo mal.

 

Te pido que traigas unidad en mi familia, 

que podamos amarnos y entendernos, 

que haya respeto, valor y comprensión entre nosotros.

 

Que mi familia sea bendecida por ti, 

que cada día te adore, y te respete,

Te pido que mi familia camine contigo todos los días de sus vidas.

 

Te pido que mi familia sea prosperada

Que tu abras puertas  de bendición para cada uno, 

te pido que mi familia sea ejemplar para la comunidad y en cada lugar.

Padre mi familia está en tus manos.

 

Ayúdalos a tomar buenas decisiones.

Que te honren con sus acciones.

 

Te pido que los libres de toda asechanzas del enemigo, 

que ninguna persona con malas intenciones se acerque a ellos.

Padre gracias por mi familia, 

los dejo en tus manos, en el nombre de Jesús,

 

¡Amén!

 

La familia es la estructura básica de la sociedad

La familia es la estructura básica de la sociedad. El futuro hombre de bien, aportador a las arcas del estado y con cuota de desarrollo social, debe nacer en una familia. De lo contrario, podría convertirse en uno que vive del estado y roba lo que no es suyo.

 

El hombre que nace en una familia como Dios manda, suma. El que nace en un hogar sin estructura familiar, tiene enormes probabilidades de restar. Lo segundo, es la consecuencia de vivir de espaldas a lo que el Señor demanda.

 

Dios creó al hombre y a la mujer para que pueblen la tierra. Para que se reproduzcan, labren la tierra y la gobiernen (Génesis 1:28). Busca esta cita de nuevo y, por favor, leela. ¿Acaso el Señor le dice a Adan que tenga relaciones con Eva y se muden separados?

 

Dios no le dice a Eva que debe parir y criar al muchacho sola y esperar a que Adan le lleve el sustento y luego se vaya. ¡No! Dios sabía que Caín, Abel y el resto de su descendencia necesitan ver a sus padres juntos, como una familia. Aun cuando ellos fueran adultos. 

Una oración familiar ayuda a evitar que volvamos a los tiempos de Noé

¿Por qué crees que Dios destruyó a casi todos los seres vivientes con un diluvio? Porque no soporto la maldad de los hombres (Génesis 6:5). Si bien la maldad de los hombres con el pecado original ¿Que crees que exacerbó toda esa maldad?

 

¡Exacto! Fue la división familiar. Lo que quiero que entiendas es que la destrucción de una familia como Dios manda es el origen de todos los males de la sociedad. Y al ritmo que vamos, no faltara mucho tiempo para que lleguemos al nivel de maldad de los tiempos de Noe.

La oración familiar como solución a los males de la familia

La única solución viable y sin costo es esta: la oración familiar. Lo digo en serio. Nunca en la historia de la humanidad se había atacado a la familia como se está haciendo en este siglo. ¡Nunca!

 

Una oración familiar puede solucionar más problemas de los que te imaginas. Por ejemplo, en muchas familias hay un hermano que tiene un carácter más impredecible que el resto. También puede haber un chismoso en la familia que esté haciendo mella a la unidad familiar.

 

Es común creer que las personas no cambian. Más aún si lo conoces de toda la vida. Pero Dios te cambió a ti y te pide que intercedas por tus enemigos. Siendo así, cuánto más no debemos interceder por tus familiares. ¿Lo habías pensado?

 

La oración del justo tiene poder (Santiago 5:16). Tu eres la persona indicada para identificar los factores que están alejando a tus hijos, a tu esposo o esposa, o al resto de tus familiares. Y la oración familiar puede ayudarte a que Dios intervenga en cada una de esas situaciones.

Son tu familia, deben dolerte

Ora por tu familia. Pero ora con fe. Ora por tus hijos, por tu esposo, por tus hermanos, por tus padres y abuelos. Incluye también a tus tíos y primos en tu oración familiar. Tu los conoces mas que nadie y sabes qué aspectos Dios puede mejorar en ellos.

 

Si alguno todavía no ha entregado su vida al Señor, en tu oración familiar, ora para que el Espíritu Santo toque a su puerta. No se los dejes a Satanás, son tus hermanos, son tus primos. Son esos muchachos que se criaron contigo y te dieron protección y tantos momentos de alegría y diversión.

 

Ora también por los hijos que el Señor te regaló. Aunque ya sean grandes y tengan su propia familia. No importa. Ellos todavía necesitan tu oración. Y la necesitaran siempre. Fueron tus hijos ayer y lo serán siempre. Y estoy seguro que te duelen más que nadie. Ora por ellos.

 

Tus familiares son tu sangre. Deben dolerte más que a cualquier otro mortal. Ora por ellos incesantemente. Dios ha cambiado a mucha gente “difícil”. Dios puede cambiar a tus familiares. En tus oraciones diarias, incluye una oración familiar, para que el favor de Dios sea con tus seres queridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *