Oración por los enfermos: una guía para orar por sanidad

Índice de contenido

Dado que esta caja de huesos que alberga nuestra alma es perecedera, es prácticamente inevitable que nos falte la salud. Pero una oración por los enfermos es el arma más eficaz para que la enfermedad no se ensañe contra nuestro cuerpo.

En el Proyecto Alcanzando Fronteras para Cristo (PALFCRIS) tenemos tres grupos de oración, en los que cientos de guerreros oramos por todos los quebrantos, incluyendo los físicos. Jesucristo oró por los enfermos y nosotros podemos seguir su modelo.

En este texto, abordaremos cómo orar por las personas aquejadas de alguna enfermedad. Veremos cómo Jesucristo oró por los enfermos. Al final, dejaré un modelo de oración para los enfermos que estoy segura te servirá de mucha utilidad.

¿Empezamos?  

¿Nuestra oración por los enfermos realmente tiene poder?

Lucas 9:1 dice que Jesús les dio poder y autoridad a los doce discípulos sobre los demonios y sobre toda enfermedad. Ese poder se les dio originalmente a los doce discípulos, pero más adelante lo recibieron Pablo y muchos otros misioneros y ministros de la Palabra de la iglesia del primer siglo.

Tu y yo también somos discípulos del Señor. Tu y yo aceptamos a Cristo en nuestro corazón y recibimos al Espíritu Santo. Además disfrutamos de total comunión con Él y llevamos una vida conforme a como el demanda en Su Palabra.

De manera que nosotros, amado lector, tenemos un poder tremendo frente a todo tipo de enfermedades. Cada vez más iglesias enseñan la doctrina de sanidad a través de la oración. Mucha gente está recibiendo sanidad a través de una oración por los enfermos.

En más de 30 años de ministerio, he visto como personas con cáncer son sanadas. Dios es tan bueno, que incluso, algo tan sencillo como una gripe común, puede desaparecer al instante con una oración por los enfermos. No importa si eres nuevo creyente o tienes décadas en el ministerio, el Señor escuchará tu petición.

Es tan poderosa la oración por los enfermos que hasta los periódicos de corte anti-cristiana han tenido que reconocer su poder. Y los que no lo reconocen, no han podido pasar por alto tratar el tema, aunque sea para defenestar. Y no faltan los que propagan un método de “sanación” ajeno a las Escrituras, pero inspirado en la oración.

Por supuesto que la oración por los enfermos tiene poder, pero quien la hace debe hacerla con fe en un Cristo que sana. Y el enfermo debe tener fe de que el Maestro hará el milagro de sanidad. Sin fe, esta oración quedaría en una palabrería y una muestra de presunción.

¿Cómo orar por los enfermos?

Ahora vamos al meollo de este artículo. Pero antes de contestar esta pregunta, quiero que leas el siguiente fragmento de las escrituras:

“Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre. ¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? 

¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡Cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!”

(Mateo 7:7-11)

Antes de empezar a orar por los enfermos

Supongo que si llegaste hasta aquí, eres consciente de que tú también puedes hacer una oración por los enfermos, y tu petición puede ser contestada. No porque lo diga Margarita Gomera, sino porque cuando recibiste a Cristo en tu corazón, Él te dio la potestad sobre la enfermedad.

Antes de empezar a orar es importante que entiendas lo siguiente:

1. Dios es quien hace su voluntad (1 Juan 5:14-15)

2. Debes orar con humildad (2 Crónicas 7:14-15)

3. Ora con fe (Santiago 5:14-15)

¿Existe un paso a paso para una oración por los enfermos?

No. Esta es una de las cosas en la vida para las que no existe un manual. ¿Por qué? Porque al Señor no le gustan las conversaciones mecánicas, sin ningún sentido. Él es nuestro amigo, ¿acaso alguien lleva un paso a paso para hablar con su amigo de toda la vida? ¡No lo creo!

“6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis”.

 Mateo 6:6-8

Pero si insistes en un paso a paso para tu oración por los enfermos, además de lo que ya te he dicho, hay algunas cosas que debes tomar en cuenta para hacer tu oración. Veamos:

  • Tu oración por los enfermos debe ser sincera, con fe. Debes creer que de verdad Cristo tiene poder sobre esa enfermedad. Él no es selectivo con los quebrantos físicos. Los sana todos y, al momento de orar, debes ser consciente de ello.
  • Dios quiere que le des el crédito. Él es quien hará el milagro, pero para que tu oración sea escuchada, debes reprender esa enfermedad en el Nombre de Jesus. (Filipenses 2:1-11).
  • La oración por los enfermos debe ser parte de nuestro día a día. Debe ser un día sí y otro también. Cristo nos llamó a orar por los necesitados.

Qué hacer cuando termines tu oración por los enfermos

Si oras por alguien cuya enfermedad fue provocada por artes ocultas, no lo culpes. Anímalo a dejar esas prácticas. Informarle que Dios es soberano y, aun en medio de su práctica ajena a la Palabra, él puede hacer milagros. Pero los quebrantos continuarán mientras no abandone lo que está haciendo.

En ocasiones, la oración no surte efectos inmediatos. De nuevo, Dios es soberano y actúa cuando Él quiere. Cuando sea el caso, evita acusar a la otra persona de falta de fe. Dile que siga orando, acompañalo en su oración y que evite que su fe mengüe.

Cuando el milagro sea efectivo. Invita a la persona a dar gracias al Señor en oración. Si no es cristiano, invitalo a recibir a Jesucristo y a asistir a la iglesia. Sigue orando por esa persona, si no lo conocías, ya tienes un nuevo amigo.

Oraciones por los enfermos de Jesucristo

La universidad de la oración está en La Biblia. Allí, encontramos al decano de los maestros, Jesucristo. Si quieres aprender a orar, sigue el ejemplo del Maestro de maestros. Veamos algunos ejemplos de oración por los enfermos de Jesus.

Oración por los enfermos de lepra

En Mateo 8:1-4, el enfermo dijo a Jesús “Señor, si quieres, puedes limpiarme”. A lo que El Maestro respondió: “Sí quiero —le dijo. ¡Queda limpio!”.

Oración por los enfermos de Parálisis

Mateo 8:5-13 el siervo del centurión estaba enfermo de parálisis, por lo que pide la intervención del Doctor de los doctores: “Señor, mi siervo está postrado en casa con parálisis, y sufre terriblemente”.

Jesús se ofreció ir a casa del centurión a sanarlo, pero la fe del comandante militar romano fue tan grande que dijo que confiaba en la autoridad de las palabra de Jesús. El maestro, al ver el tamaño de su fe, solo atinó a decir: “Ve! Todo se hará tal como creíste”.

Oración por la ceguera

Juan 9:1-7 cuenta otro de los milagros de Jesús. Aquí se cuenta que los discípulos le preguntaron “Rabí, para que este hombre haya nacido ciego, ¿quién pecó, él o sus padres?”.

A lo que Jesús les contestó: ”Ni él pecó, ni sus padres, sino que esto sucedió para que la obra de Dios se hiciera evidente en su vida”. Luego, el Maestro escupió en el suelo, hizo barro con la saliva y se lo untó en los ojos al ciego diciéndole que fuera a lavarse en el estanque de Siloé.

Oración por la sordomudez

Marcos 7:31-37 cuenta el pasaje donde llevaron un sordomudo hasta donde estaba Jesús y le suplicaron que pusiera su mano sobre el sordomudo. Jesús llevó al enfermo aparte, le puso los dedos en los oídos y le tocó la lengua con saliva. Miró al cielo, suspiró y dijo «ábrete».

¿Qué podemos aprender de la oración por los enfermos de Jesús?

La Biblia nos muestra como Jesús le daba órdenes a las enfermedades. Pero también nos enseña que las personas que iban por sanidad, tenían fe en el Maestro. Algo que quiero que tomes en cuenta es que Jesús era el Hijo. Era una parte de la Trinidad hecha hombre. Nosotros no.

Es decir, si bien Él te dio autoridad sobre las enfermedades, de nuevo, siempre debes reprenderlas en Su Nombre. No en el tuyo. Y luego esperar a que el Maestro haga el milagro. Los pasajes bíblicos sobre la oración por los enfermos que hacia Jesús nos enseñan algo muy bonito: Cristo nos ama y no quiere que nadie pase quebrantos.

Modelo de oración por los enfermos

Como prometí al principio, en las siguientes líneas te dejo un modelo de oración para los enfermos. Recuerda que este es solo un modelo. Es importante que lo leas varias veces, así puedes ir practicando y adaptarlo a tu necesidad de oración.

Esta oración es un regalo del Espíritu Santo de Dios a la misionera Mary Alcántara.

Padre te adoro y te bendigo, 

en el nombre de Jesús .

Te doy gracias por que tu eres nuestro Dios sanador, 

el Dios que todo lo puede.

Te pido por los enfermos, 

pasa tu mano sanadora, protegeles, 

ayuda a todas la personas 

que están pasando por alguna situación  de salud.

Reprendo toda enfermedad, 

todo cáncer, toda dolencia, 

sana a esas personas que están hospitalizadas, 

ayúdales en su proceso y ten misericordia.

Te pido que renueves cada célula de esas personas enfermas, 

te pido que le des una buena actitud a pesar de la enfermedad

En el nombre de Jesús  oro que toda enfermedad 

salga del cuerpo de cada enfermo.

Declaro sanidad en el nombre de Jesús 

Que cada persona afectada de salud 

reciba un milagro de sanidad,

en el nombre de Jesús 

Padre no es tu voluntad que las personas se enfermen, 

ten misericordia y glorifícate en cada enfermo

Te lo pido en el nombre de Jesús,

¡Amén!

La oración por los enfermos es un mandato de Dios. En este mundo tan contaminado, con alimentos tan adulterados y con prácticas malsanas cada vez más abundantes, es necesario que el pueblo de Dios no deje de orar por los quebrantos físicos.

Ora por todo tipo de enfermedades. No importa si la persona es cristiana o no. Pero ora con autoridad y con fe en que nuestro Doctor de los doctores hará el milagro. ¡Dios te bendiga!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *