Oración de la mañana, una oración vital

Índice de contenido

Una oración de la mañana es la más importante del día. Lo digo partiendo de la premisa de que oras varias veces al día. Ahora bien ¿Porqué digo que la del rocío matutino es la oración más importante del día? Justo ese punto es lo que voy a argumentar en las siguientes líneas.

Un modelo de oración de la mañana

La siguiente, forma parte de las oraciones que el Señor ha puesto en mi corazón para que comparta con los lectores de palfcris.org. Algunas publicadas por el hermano José Gomera, otras tantas por una servidora. Recuerda que solo se trata de un modelo de oración. Es solo una guía. Partiendo de esta, puedes hacer tu propia oración.

Padre te doy gracias por esta mañana maravillosa, 

gracias por el aire fresco que respiro, 

gracias por un día más

Te pido que tu gracia sea sobre mí.

Te pido mi Señor que tus misericordias sean derramadas sobre mi,

y sobre los míos y sobre cada persona que conozco.

En esta mañana puedo contemplar tu grandeza, 

al observar los cielos y las aves cantando en los árboles 

Entrego esta y cada una de mis mañana en tus manos,

gracias por que la mañana me recuerda que me has regalado un día más.

En esta mañana alabo tu nombre, 

reconozco que sin ti no soy nada.

Quiero pedirte que vengas cada mañana 

a recibir mis alabanzas y mi adoración a ti.

En la mañana gloriosa de este lunes quiero expresar mi amor por ti, 

tú eres lo máximo Señor.

¡Eres tan creativo Señor!

Estoy maravillada contigo.

Cuando observo los árboles en movimiento, 

pienso en cómo ellos te alaban.

Los árboles y las aves del cielo son más inteligentes que nosotros,

Pues te alaban desde el primer día de la semana,

Saben que tu palabra dice que todo lo que respira te alabe.

 Ver tu grandeza en la creación  es algo espectacular para mi.

Gracias por esta mañana, en el nombre de Jesús.

¡Amen!

 

No salgas de tu casa sin hacer una oración de la mañana

La oración de la mañana puede darme un día glorioso. Esta oración te dota de la confianza de un león, la visión de un águila y la agilidad de un tigre. Cuando hacemos esta conexión con nuestro Padre Celestial, tenemos todas las herramientas que necesitamos para enfrentarnos a un día desafiante.

Sí, porque no se si te has dado cuenta. Mira a tu alrededor. Cada día que el Señor nos regala está lleno de desafíos que debemos enfrentar -y aprobar-. Un guerrero no se enfrenta al enemigo sin su rifle ¿O sí?

La oración de la mañana debe hacerse antes de salir de casa. Es como recargar el rifle de la fe, vestirnos de esperanza y calzarse con la sabiduría de Lo Alto. Todo esto lo consigues en solo minutos y sin la necesidad de acudir a tu cuenta bancaria.

La oración de la mañana te ayuda a enfrentar los ataques del enemigo

Como misionera del Reino, todos los días me enfrento a las situaciones cotidianas, como cualquier mortal. Pero, por la labor que ejerzo en los negocios del Señor, estoy propensa a recibir el doble de ataques del enemigo de Dios.

Porque trabajo en el ensanchamiento del Reino de Dios en la tierra. Hago una labor de liberación espiritual constante, lo que significa que, con él en Nombre de Jesús, enfrentó al enemigo de frente. Razón por la que debo orar todo el día.

Pero la oración de la mañana. Esta oración mis amados lectores, es la vía que utilizó para recargar mi rifle. Le pido suficientes municiones como para llenar mi cargador. Pero el Señor no solo recarga mi cargador, sino que también me da una canana o cinturón de cartuchos para tener suficientes balas en los momentos de emergencia.

La oración matutina puede cargarte de bendiciones

¡El Señor siempre nos da mucho más de lo que pedimos! 

La oración de la mañana no solo me rearma, sino que también me colma de bendiciones. La vida del misionero depende absolutamente de una íntima relación con Dios. Puedo salir sin un peso en la mañana y regresar en la noche con suficiente dinero como para resolver mis problemas financieros.

Lo digo porque lo he vivido. Pero la oración de la mañana trae bendiciones para todos. Misioneros, predicadores, evangelistas, ujieres, personal de servicio, educadores y nuevos creyentes. Todos podemos recibir sus bendiciones.

La Palabra que el Señor le dio a Jeremías, nos la da a cada uno de nosotros:

“Clama a mí y yo te responderé y te mostraré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”

Jeremías 33:3

Dios es tu mejor amigo. Habla con él. Dale los buenos días. Cultiva una íntima relación con el. Tengas problemas o no, acude a Su presencia. Así como su favor ha sido conmigo, estoy segura que también estará contigo.

No dejes de orar. Pero sobre todo, no salgas de tu casa sin hacer tu oración de la mañana. Quienes todavía no la hacen, no saben de lo que se están perdiendo. Busca su presencia, su favor, su cobertura y su guíanza todos los días, desde bien temprano en la mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *