¿Qué es una oración a Dios?

Índice de contenido

La oración es hablar con Dios. Se trata de la conversación más importante que podamos tener en todo el día. Es esa conversación directa que nos conecta con el Creador. Es el momento en el que le decimos todo lo que lo amamos.

¿Qué es una oración a Dios? En realidad no hay palabras para describir la importancia que los cristianos le damos a este momento tan importante. Pero te prometo que lo voy a intentar.

Otra respuesta a qué es una oración a Dios que intenta aproximarse al inmenso significado de esa palabra es que se trata del momento en el que nuestros sentimientos y emociones son desparramados delante de Su Presencia.

¡Porque a Dios le encanta escuchar la voz de sus hijos!

Vamos a continuar explorando más respuesta a nuestra interrogante de la mano de importantes ministros de la Palabra. Compartiré un testimonio personal y, más adelante, hablaré de las razones para orar.

¿Estás preparado para este viaje de conocimientos?

¿Qué es una oración a Dios según los eruditos de la Biblia?

Miles de ministros, pastores y obispos instruyen al Pueblo de Dios sobre la importancia de la oración. Desde los tiempos de las 21 tesis de Martín Lutero hasta nuestros días, el tema de la oración siempre está latente en nuestra sociedad.

A continuación, veamos la definición de la oración, desde el punto de vista de reconocidos maestros de la Palabra.

La oración según Juan Wesley

¿Qué es una oración a Dios? Para Juan Wesley la oración es “negarse a uno mismo para obedecer al Señor. Así lo hace constar en su “Diario de oración de Juan Wesley”.

Wesley también escribió que la oración a Dios es una oración verdadera: el elevar el corazón a Dios. 

Esta es solamente la esencia de la oración. Su corazón [de quien ora] está siempre, en todo tiempo, y en todo lugar, elevado. Esto nunca tiene dificultad, y nada ni nadie interrumpe su actitud”

¿Qué es una oración a Dios? La respuesta de Billy Graham

Billy Graham tuvo el honor de predicar el evangelio por todo el mundo. Es uno de los ministros de la Palabra más conocidos de las últimas décadas. Como predicador del Señor, Graham también daba prioridad a la comunicación con Dios en su vida.

Graham crítica que “Miles de personas oran solo en tiempos de gran tensión, peligro o incertidumbre”. Pero recomienda orar como Cristo les enseñó a sus seguidores que oraran siempre. 

Tan fervientes y tan directas eran las oraciones de Jesús que una vez, cuando Él había terminado de orar, sus seguidores se acercaron a Él y le dijeron: “Señor, enséñanos a orar” (Lucas 11:1).

Graham reconoce que los grandes hombres de la fe construyeron su ministerio gracias a la oración: “John Wesley oró, y llegó el avivamiento a Inglaterra. Jonathan Edwards oró, y llegó el avivamiento a Northampton, Massachusetts (EUA), y miles de personas se sumaron a las iglesias. La historia ha cambiado una y otra vez a causa de la oración, y puede cambiar de nuevo si hay personas que se ponen de rodillas y oran con fe”.

De manera que, para Graham, la oración es la forma más directa de acercarnos al Señor, descargar nuestras aflicciones e ir a la fuente inagotable de bendiciones.

La oración en la vida de Martin Lutero

El 31 de octubre de cada año se recuerda el aniversario de la Reforma Protestante, gracias a la cual, se extendió el evangelio. Pero es bueno recordar que Martin Lutero da una gran importancia a la oración en la vida del cristiano. De hecho, yo podría asegurar que fue gracias a su vida de oración que Dios lo utilizó para tamaña tarea.

De hecho, Lutero publicó un libro titulado “Un método muy sencillo de oración” que fue explicado por R. C. Sproul en “Five things every christian needs to grow (Cinco cosas que todo cristiano necesita para crecer).

Era común que Lutero preguntara: “hermano te encuentro orando”.

¿Qué es una oración? Lo que escribió Juan Calvino

Juan Calvino escribió el libro titulado “Oración, el ejercicio continuo de la fe”. Además, Calvino dedica 60 páginas de su libro Institución de la religión Cristiana a analizar lo que la Biblia afirma de la oración.

De su libro “Institución de la religión cristiana”, se extrae la siguiente frase de Calvino: “«No hay palabras lo bastante elocuentes para exponer cuán necesario, útil y provechoso ejercicio es orar al Señor».

En la “Oración, el ejercicio continuo de la fe”, Calvino ve la oración como el ejercicio continuo de la fe. Presenta la práctica de comunicarnos con Dios como un estilo de vida.

¿Qué es una oración a Dios? Un testimonio de poder

El siguiente es un testimonio personal que demuestra lo importante que es saber escuchar la voz de dios en oración.

 

En una ocasión, estaba orando a Dios para regresar a África. Teníamos un equipo de cuatro personas. Nos estábamos preparando para una de las misiones más arriesgadas y comprometidas de nuestra vida.

Estábamos muy emocionadas, y un día en un tiempo de oración, Dios me dijo que no fuera a África. Mis compañeras no lo entendían, se molestaron conmigo, pero yo obedecí  a Dios. 

Y fue de gran bendición porque tenía algo pendiente, con mis padres, quería casarse, por qué no estaban casados. Es decir, tenían décadas juntos, muchos hijos, pero no habían formalizado su matrimonio.

El Espíritu Santo puso en mí, el deseo de ayudarlos a poner su vida en orden delante del Señor. Así que los casé,  luego de hacerlo, mi padre partió con el Señor un mes más tarde

Si no hubiera obedecido a Dios, la historia sería diferente.

En medio del dolor que provoca la partida de un padre, sentí una sensación de satisfacción enorme, por haber escuchado la petición del Señor. Mi padre partió de esta tierra, pero ahora estoy segura que está en un lugar mejor, porque Dios me dirigió a consagrarlo para Él.

Les ánimo a que no solo oren, escuchen lo que Dios tiene que decirles.

La oración cristiana en la práctica

Una oración a Dios es abrirle nuestro corazón al padre celestial. Es acercarnos confiadamente al Trono de la Gracia. 

Orar a Dios es tener la certeza y la seguridad de que él nos está escuchando y va a contestar cada una de nuestras peticiones y preguntas.

Cuando oramos a Dios nos relacionamos con él.

Orar no solo es hablar YO, sino también escucharlo a ÉL,  por qué Él también tiene cosas que comunicarme. De eso se trata.

Una oración a Dios es hablar con nuestro padre amoroso.

¿Por qué hay que orar? Razones para hacer una oración

Y bien, ya que entendemos que es una oración a Dios, veamos es posible que te preguntes por qué hay que orar. En la próxima sección, veremos cómo orar a Dios.

Si te preguntas por qué hay que orar, me parece que las siguientes razones son más que suficientes:

La primera razón para orar es por qué Jesús lo dijo. 

El Maestro dijo que debemos orar sin  cesar, que el que pide recibe.

Hay que orar para mantener nuestra relación con Dios.

Por medio de la oración nos comunicamos con Dios, así como hablamos con nuestros padres, con la familia.

Jesús dijo que oremos para que no caigamos en tentación.

En la oración le pedimos a Dios su cuidado y protección .

Oramos porque Dios contesta nuestra oración y tenemos esa certeza. 

Hay que orar por que la oración tiene poder, porqué es en el nombre de Jesús  que oramos.

Oramos para conversar con nuestro padre.

Yo duré muchos años orando para que mis padre se convirtieran,  y Dios contestó  mi oración,  también por mis hermanos de diez que somos aún faltan tres por convertirse,  y tengo la confianza en el Señor de que lo harán.

Así que otra respuesta a qué es una oración a Dios es la siguiente: hablar con el Gran Yo Soy esperando que Él dará una respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *