Vivir para bendecir a otros o vivir para ser bendecido

Anciano bendecido en Los Limones

Esas ideas son justamente las que se propagan como pólvora en nuestra sociedad. Ayudar al prójimo, sin que las cámaras estén cerca, no está de moda. Tender la mano a los demás debe generar réditos personales. Todos deben saber que eres una persona que ayuda. De lo contrario, tu acción se convierte en un derrotero de dinero, tiempo y energía sin sentido. Pero, veamos lo que dice la Biblia